Militantes del Movimiento Evita y otras agrupaciones, en su mayoría mujeres, coparon el recinto del Concejo Deliberante para evitar que el referente de La Cámpora, Francisco Rosso, asuma como concejal en reemplazo de Florencia Mosqueda, quien pidió licencia para sumarse al gabinete del intendente Julio Zamora como secretaria de Turismo.

Las manifestantes, entre quienes se encontraban trabajadoras municipales, exigieron que quien ocupe la banca que quedó vacante sea Milca Sosa, a partir de una interpretación de la Ley de Paridad. Con este fin, primero se congregaron en los alrededores del Palacio Legislativo pero luego ingresaron a la fuerza al edificio y provocar la suspensión de la sesión programada.

En los días previos, tanto la Asesoría General de Gobierno como el apoderado provincial del Frente de Todos, Eduardo López Wesselhoefft, aclararon que la normativa vigente avala que Rosso, en su carácter de primer candidato no electo, ingrese al HCD. Así lo hicieron en notas dirigidas al presidente del cuerpo legislativo local, Segundo Cernadas, de Juntos por el Cambio.

En sus escritos, explicaron que la Ley Orgánica de las Municipalidades y el Código Electoral establecen que ante licencia, renuncia o fallecimiento de un edil en funciones su sustitución se debe hacer «automáticamente y siguiendo el orden de colocación en la respectiva lista de candidatos».

Además, la Asesoría General de Gobierno opinó que «el régimen ‘de participación política equitativa entre géneros’ implementado por la Ley 14.848 no resulta de aplicación en los supuestos de reemplazos de concejales».

En los comicios del año pasado, resultaron electos siete concejales del Frente de Todos en Tigre, entre los que se encontraba Mosqueda. A partir de su licencia, según la legislación vigente quien debe asumir como edil es Rosso, ya que ocupaba el octavo lugar de la lista de candidatos.

Tras el escándalo que provocó el levantamiento de la sesión, Cernadas declaró: «La violencia política no es el camino para resolver este conflicto entre sectores del peronismo de Tigre y el copamiento por la fuerza del Concejo Deliberante, para que no pueda funcionar, es un ataque a la democracia».

«Estoy convencido que a una mujer la debe reemplazar otra mujer y lo mismo con los varones, pero la ley establece otra cosa y no puedo violar la ley. Debo respetar las instituciones», agregó el edil macrista, quien quedó al frente del HCD tras el reciente fallecimiento de Alejandra Nardi.