Senadores y Diputados nacionales tendrán sus dietas congeladas durante los próximos seis meses, a partir de las decisiones administrativas adoptadas por los titulares de cada cámara legislativa, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, respectivamente.

El Decreto Parlamentario 0356/19, que lleva la firma de la vicepresidenta, establece «suspender por 180 días los incrementos de cualquier carácter sobre la remuneración mensual» de los senadores y las autoridades superiores del cuerpo.

Ayer, integrantes del interbloque de Juntos por el Cambio habían presentado un proyecto para suspender las subas de sus haberes.

En tanto, una resolución firmada por Massa deja en suspenso los aumentos en las dietas de los diputados, las autoridades superiores y los asesores políticos por los próximos seis meses. Sin embargo, la medida no alcanza a los trabajadores de planta de la Cámara baja.

Ambas disposiciones se presentan en sintonía con la Ley Solidaridad Social y Reactivación Productiva, aprobada hace una semana.

«Es necesario que los representantes del pueblo compartan el esfuerzo que efectúa la sociedad en su conjunto, guiados por la ética de la solidaridad y promoviendo políticas públicas acordes a la realidad», argumentan.

«Resulta imperioso efectuar una revisión y análisis de los gastos que se efectúan» tanto en la Cámara de Senadores como en la de Diputados, «en línea con la situación de emergencia económica y social que vive» el país, agregan.