El gobierno provincial y el Frente de Unidad Docente (FUD), integrado por los principales sindicatos de la actividad, volverán a reunirse esta mañana para intentar destrabar un extenso conflicto, que recrudeció en las últimas horas ante la advertencia de las organizaciones gremiales de convocar a nuevas medidas de fuerza para denunciar la “grave” situación que atraviesan los trabajadores de la educación.

En la antesala de la nueva reunión paritaria, que se iniciará a las 11, la secretaria gremial del Suteba, María Laura Torre, advirtió que los maestros sufren “una situación de mucha gravedad” por percibir sueldos “congelados desde el año pasado”.

En ese sentido, la gremialista agregó: “Vamos convencidos de que necesitamos una propuesta que contenga lo que venimos planteando desde el 6 de febrero. Buscamos recuperar lo perdido en 2016 y, a partir de allí, plantear una suba que no deje a los docentes con un sueldo de 9.801 pesos, que es el salario congelado que tenemos desde el año pasado”.

En declaraciones radiales, Torre también advirtió: “La situación es de mucha gravedad, porque en el gobierno son muy rápidos para realizar descuentos, pero muy lentos para resolver los problemas de la vida cotidiana de los trabajadores”.

Ayer, la administración de María Eugenia Vidal depositó en las cuentas de los docentes una suma no remunerativa de entre 1.000 y 2.500 pesos -de acuerdo a la escala salarial- a cuenta de futuros aumentos. “La última propuesta oficial fue un aumento del 21% en dos cuotas y un bono de 2 mil pesos para recuperar la pérdida de 2016”, recordó la dirigente.

La semana pasada, antes de la nueva convocatoria, los sindicatos que conforman el FUD habían alertado sobre la posibilidad de convocar a nuevos paros ante la “intransigencia” del Poder Ejecutivo provincial.

La propuesta anterior del gobierno fue concretada el 12 de junio y rechazada por el frente integrado por Suteba, FEB, UDA, Sadop, Amet y Udocba. Esta oferta consistía en una suba del 21% en dos tramos -abril y septiembre- junto a una cláusula gatillo de ajuste por inflación y una suma no remunerativa de 2 mil pesos.

Dos días después de esa propuesta, los sindicatos realizaron un paro con movilización a la Casa de la Provincia, en la ciudad de Buenos Aires, para también exigir la devolución de los descuentos por huelga realizados en los salarios de los docentes.