Según lo resuelto por Ministerio de Educación nacional, la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) dispuso la suspensión temporaria de las clases en todos las escuelas bonaerenses, de todos los niveles y modalidades, tanto de gestión estatal como de privada. La medida regirá desde mañana y se extenderá hasta el 31 de marzo, con el objetivo de limitar la propagación del coronavirus.

Pese a que no se dictarán clases, los docentes y los auxiliares continuarán concurriendo a las escuelas para desarrollar actividades pedagógicas, entre otras, y asegurar el funcionamiento de los comedores.

«Los establecimientos escolares permanecerán abiertos para que el personal docente y auxiliar pueda llevar adelante actividades pedagógicas, desarrollar tareas administrativas y de higiene, y coordinar con los servicios sociales para garantizar la continuidad de las prestaciones alimentarias», explicaron.

En este contexto, la cartera educativa puso en marcha un programa de continuidad pedagógica para que los estudiantes puedan seguir con el proceso educativo desde sus hogares, con el acompañamiento de sus docentes.

Además de las actividades de contingencia planteadas por los docentes, los estudiantes resolverán con el acompañamiento de sus familiares y allegados las tareas que se plantearán en cuadernillos de continuidad pedagógica.

Estos materiales estarán disponibles en el portal ABC de la DGCyE desde este miércoles. Y también se entregarán en formato impreso en las escuelas para que sean usados por quienes no posean conectividad.

Por otra parte, durante la suspensión de las clases, el personal auxiliar realizará operativos de limpieza profunda, que fueron planteados en el «Protocolo de Higiene y Desinfección para establecimientos educativos» que distribuyó la semana pasada.

«En un escenario que se modifica cada día, estas medidas aseguran el derecho social a la educación y la implementación de políticas de cuidado para el conjunto del sistema educativo», destacaron desde la DGCyE.