Con una audiencia vía Zoom, el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de San Martín comenzó ayer a juzgar a cinco exmilitares del Batallón 601 de Campo de Mayo acusados de arrojar al Río de la Plata a cuatro secuestrados en los denominados «vuelos de la muerte», durante la última dictadura cívico militar.

Según informó la Subsecretaría de Derechos Humanos provincial, se trata de la causa por delitos de lesa humanidad cometidos en la guarnición militar del Gran Buenos Aires que tiene como víctimas a Roberto Ramón Arancibia, Adrián Enrique Acrescimbeni, Juan Carlos Rosace y Rosa Eugenia Novillo Corvalán.

Al respecto, la directora de Querellas del mencionado organismo provincial, Verónica Bogliano, sostuvo : «Este juicio busca demostrar una forma más de eliminación de personas que tenía el sistema perverso de la represión. Si bien este juicio tiene solo cuatro víctimas que han sido encontradas en diferentes años, da cuenta de la eliminación de personas, que en algunos casos eran arrojadas vivas y, en otras, asesinadas antes y se deshacían de los cuerpos».

«Vamos a tener las declaraciones de las partes querellantes porque forma parte de la reparación que debe el Estado argentino y después más de 50 declaraciones de conscriptos que dan cuenta de la existencia de estos vuelos», afirmó la funcionaria.

En declaraciones a Radio Provincia, Bogliano consideró además que «hay mucha prueba testimonial y documental pero las declaraciones son muy importantes para reconstruir el entramado. Hay muy pocos sobrevivientes de Campo de Mayo y es muy complejo identificar a todos los secuestrados que pasaron por ese centro».