El Municipio clausuró la clínica Los Almendros de Don Torcuato, en un operativo conjunto entre la Subsecretaría de Control Urbano y la Secretaría de Salud. El establecimiento ubicado en Avenida Alvear y Ricchieri no contaba con habilitación municipal y tampoco cumplía con el protocolo de emergencia frente a la pandemia de coronavirus. Además, presentaba múltiples anomalías de infraestructura y en las condiciones de seguridad e higiene.

«El 24 de abril nos dirigimos a esta clínica y fue clausurada, solicitando que no ingresaran más pacientes, pero permitiendo que los ya ingresados pudieran completar su tratamiento en el lugar hasta ser dados de alta o derivados. El 29 volvimos para ver de qué forma estaban trabajando y nos encontramos con el ingreso de más personas, por lo que se solicitó el cierre definitivo», sostuvo la subsecretaria de Control Urbano, Lorena Aguirregomezcorta.

«En el marco de la pandemia, estamos realizando controles exhaustivos en clínicas y sanatorios privados del distrito para verificar el cumplimiento de las normas de seguridad, sanidad y las condiciones edilicias», agregó la funcionaria.

El Municipio trabajó de forma articulada con el PAMI para el traslado de los pacientes internados a otros centros asistenciales de la obra social.

Del procedimiento participaron agentes del Centro de Operaciones Tigre (COT), Defensa Civil, Inspección General, Control Urbano y Policía. También tuvieron presentes bomberos voluntarios, quienes luego de la colocación de las fajas de clausura procedieron a desinfectar las instalaciones con solución de hipoclorito de sodio.

Todo el personal participante cumplió las medidas preventivas y estuvo equipado con trajes acordes, barbijos, guantes y antiparras.