El Municipio clausuró un predio baldío ubicado en Troncos del Talar donde se desarrollaban actividades clandestinas relacionadas con movimientos de suelo para depositar elementos contaminantes y residuos como relleno.

Para evitar riesgos ambientales, la Subsecretaría de Control Urbano y la Dirección General de Obras Particulares dispusieron el cierre del espacio. Durante el operativo, el personal municipal incautó 10 volquetes con residuos, una máquina retroexcavadora y un camión de carga.

“Este predio ya tenía una disposición de clausura por estas actividades clandestinas. Los movimientos de suelo para depositar residuos y desechos tóxicos ocasionan contaminación y riesgos ambientales tanto en los conductos pluviales como en las napas”, explicó la subsecretaria de Control Urbano, Lorena Aguirregomezcorta.

Luego del recorrido de rutina realizado por inspectores municipales, se alertó a los agentes del Centro de Operaciones Tigre (COT), quienes mediante las imágenes generadas desde un dron pudieron comprobar las actividades que se llevaban adelante en el predio.

Por tal motivo, las autoridades procedieron a la clausura preventiva del establecimiento para evitar riesgos ambientales en la zona.