senda1

A un mes de su inauguración, la senda aeróbica Carlos Reimers se transformó en un espacio de encuentro para los vecinos de Benavídez. En sus más de 1.800 metros iluminados y parquizados, con juegos deportivos, se realizan distintas actividades relacionadas con la vida saludable.

El espacio aeróbico lleva el nombre de un vecino que habitualmente circulaba por el barrio en bicicleta y falleció en un siniestro de tránsito.

Marcela, una vecina que utiliza a diario la senda, expresó: «Estamos muy contentos de tener un lugar para hacer ejercicio cerca de casa. Además, los asfaltos, las luces y el movimiento constante de gente hacen a la zona más linda y te da más tranquilidad para salir a caminar o a correr».