A partir de la aparición de cianobacterias en las aguas del Delta, el Municipio viene trabajando arduamente junto al Ministerio de Ambiente nacional y la Autoridad del Agua (ADA) provincial para analizar estas floraciones, ya que algunas son potencialmente tóxicas.

Al respecto, el secretario de Gobierno, Mario Zamora, explicó: «Seguimos trabajando para resguardar la calidad de vida de la comunidad y, además, para que la temporada de verano en Tigre sea provechosa. Es importante recalcar que desde hace tres semanas ha disminuido la detección de cianobacterias en el Delta, lo que significa que no hay peligro, pero debemos seguir atentos».

«Es una buena oportunidad para valorar el humedal, reflexionar sobre los problemas ambientales que estamos enfrentando y actuar en consecuencia por y para el cuidado de nuestro entorno natural», agregó el funcionario municipal.

En noviembre pasado, residentes isleños denunciaron la aparición de manchas verdosas en ríos y arroyos. En primera instancia, a modo de prevención, el Municipio pidió a la población que no tuviera contacto con el agua y notificó a las autoridades nacionales y provinciales.

Luego, en coordinación con ADA, la Comuna tomó muestras en distintos puntos del Delta para medir parámetros físicoquímicos y bacteriológicos, que fueron evaluadas por el Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA) del CONICET y la UBA, que detectó la presencia de la bacteria microcystis aeruginosa.

A causa de esta problemática, el gobierno local ordenó la creación de un Comité de Crisis Intersectorial, integrado por distintas áreas municipales, organizaciones socioambientales y vecinos del Delta.

«Durante las últimas tres semanas notamos un cambio en las aguas y esto se debe a las condiciones climáticas como tormentas, sudestadas, mareas, temperaturas bajas y ráfagas de vientos que favorecieron la disminución de cianobacterias», destacó la directora general de Gestión Ambiental, María Paz Mazzola.

«Desde el Municipio, seguimos brindando recomendaciones e información a vecinos y vecinas a través de nuestro Comité de Crisis Intersectorial. La situación es cambiante y, si bien mejoró, tenemos que mantenernos en estado de alerta», agregó la funcionaria y concluyó: «La comunidad debe seguir chequeando la información oficial y estar pendientes de la campaña de comunicación que estamos lanzando en todas nuestras plataformas».