avion

El empresario Gustavo Andrés Deutsch, expresidente de la aerolínea LAPA, y su mujer Graciela murieron esta tarde al desplomarse en Nordelta la avioneta que ocupaban. Al caer, el aparato provocó el incendio de tres viviendas del exclusivo barrio La Isla, cuyos propietarios estaban ausentes. Según informaron fuentes policiales y municipales, no se reportaron heridos. Esta noche, aún no se habían rescatado los cuerpos de la víctimas.

La máquina, un Beechcraft 300 Super King Air matrícula LVWLT, pertenecía a la flota de taxis aéreos Tango Jet, propiedad de Deutsch, quien había despegado de su estancia en la zona de Junín, en el noroeste bonaerense, con destino al aeroparque porteño Jorge Newbery, indicaron a Télam fuentes de la investigación.

Según relataron algunos residentes del country, la avioneta volaba a muy baja altura, se veía fuego a bordo y algunos elementos se desprendieron mientras su piloto, estiman, intentaba acuatizar en un lago cercano, a pocos kilómetros del aeropuerto de San Fernando.

Finalmente, la aeronave chocó contra un árbol, luego golpeó una casa, cuya destrucción fue total, rebotó sobre otras y explotó. En total, dañó tres propiedades que estaban deshabitadas en ese momento, informaron los bomberos. En ese sector del barrio, el empresario Eduardo Constantini, desarrollador de Nordelta, tiene una casa, que no resultó afectada como circuló en un primer momento.

A poco del siniestro, ocurrido pasadas las 15, se veían las llamas y el humo en la zona del impacto por sobre el barrio residencial. Y piezas de la avioneta fueron halladas dispersas en torno al lugar.

El piloto Jorge Polanco dijo al canal C5N que Deutsch había ingresado la avioneta al país en 1995 y que la volaba desde entonces.

El intendente Julio Zamora informó que no había otros heridos por el accidente, cuyas causas investigaban en el lugar expertos de la Policía Científica y de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Zamora explicó que esa zona «hace diez años era un bañado» pero tuvo «un desarrollo exponencial» en la última década, por lo que consideró que sería necesario «rever» el sistema de «autorización para sobrevolar» el lugar.

Varios directivos de LAPA, entre ellos Deutsch y Ronald Boyd, entonces su vicepresidente, fueron procesados por la tragedia del vuelo 3142, un Boeing 737 que el 31 de agosto de 1999 a las 20.54 se estrelló frente al Aeroparque tras un despegue fallido hacia Córdoba, causando la muerte de 65 personas y graves heridas a un centenar.

El 1 de junio de 2011 el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) declaró prescripta la causa contra Deutsch y Boyd, que ya en 2009 habían sido absueltos del delito de «estrago culposo», pero sentenció penas de tres años de prisión en suspenso a directivos de Lapa de menor rango: el gerente de Operaciones, Valerio Diehl, y el ex jefe de la línea 737, Gabriel Borsani.

Esa sentencia fue confirmada este año por la Cámara de Casación Penal, que además ordenó al TOF 4 resolver el pedido de prescripción efectuado por los principales directivos de LAPA.

La recordada tragedia fue atribuida a una falla del piloto que no configuró correctamente los perfiles del avión, que no pudo despegar y se estrelló contra una terraplén generando un incendio que causó la muerte de la mayoría de las víctimas y más de un centenar de heridos.