El actual ministro de Gobierno, Federico Salvai, pasará a desempeñarse en la Jefatura de Gabinete que se creará antes de fin de año a través de una ley que deberán tratar ambas cámaras de la Legislatura provincial.

Fuentes cercanas a María Eugenia Vidal precisaron hoy a Télam que la decisión responde a que Salvai, la mano derecha de la gobernadora, será el encargado de coordinar todo lo concerniente a lo político y la gestión, por lo que se especula que también trabajará para potenciar el armado electoral del año próximo.

En ese sentido, los voceros detallaron que «Salvai ganará más terreno y, a la vez, pasará a ser el jefe de todos».

En tanto, el actual ministro de la Producción, el peronista Joaquín de la Torre, quien asumió al frente de esa cartera en agosto pasado cuando dejó la intendencia de San Miguel, será designado ministro de Gobierno para realizar «un trabajo netamente político».

Aún no se definió quién reemplazará a De la Torre, pero su sucesor se daría a conocer cuando se oficialicen los cambios, en los próximos días.

A la vez, el ministro de Coordinación y Gestión, Roberto Gigante, se hará cargo del Ministerio de Infraestructura, donde actualmente está Edgardo Cenzón, quien anticipó tiempo atrás que dejará el puesto a fin de año por razones personales.

Gigante, un licenciado en Administración de Empresas ligado al intendente de Lanús, Néstor Grindetti, tendrá la tarea de controlar la obra pública en el territorio bonaerense, una de las principales obsesiones de Vidal.

De hecho, Gigante trabajó en el sector privado durante 20 años en las actividades de construcción, higiene urbana y transporte hasta que en 2007 se incorporó al equipo porteño de Mauricio Macri en el Ministerio de Hacienda, primero como subsecretario de Gestión Operativa y luego como jefe de Gabinete.

Para concretar esos cambios, Vidal enviará en las próximas semanas a la Legislatura una reforma a la Ley de Ministerios que espera que sea aprobada en diciembre por las dos cámaras.

Es que, cuando asumió en diciembre pasado, la gobernadora modificó la estructura ministerial y eliminó la Jefatura de Gabinete, que ahora volverá a restablecer y que absorberá la estructura de la cartera de Coordinación y Gestión pública, que desaparecerá.

Se prevé que Salvai y De la Torre adquieran desde ahora roles más políticos en un año en que habrá elecciones legislativas, dado que la gobernadora Vidal piensa participar activamente de la campaña electoral porque considera que en esos comicios «está en juego el futuro del proyecto político» de Cambiemos.

Y, desde esas áreas, se profundizará el vínculo con los intendentes y los legisladores, las «bajadas» políticas y de gestión a los distritos.