La gobernadora María Eugenia Vidal avanza en el reparto de tareas de cara a las elecciones primarias de agosto próximo y ya designó a su jefe de gabinete, Federico Salvai, responsable de la campaña, mientras que encargó a miembros de su gabinete y varios intendentes el armado en distritos donde Cambiemos no gobierna. En tanto, la mandataria dejó la confección de las listas nacionales a la espera de un consenso con los popes de la Casa Rosada.

Según confirmaron a Télam fuentes de la cúpula del gobierno bonaerense, Vidal dispuso que los intendentes de Cambiemos sean los jefes del armado local «y decidan libremente» la integración de las listas de concejales. Esa libertad también tendrán los «facilitadores» -como los define un operador del PRO bonaerense- designados para los municipios que gobierna la oposición.

Si bien en la primera semana de marzo está pensada una cumbre del vidalismo con el jefe de la estrategia nacional, Marcos Peña, y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis -a quien le fue asignada la tarea de enlace entre la campaña nacional y bonaerense-, la gobernadora encomendó a Salvai y los miembros de su mesa chica que comiencen a repartir roles, a cuatro meses del cierre de las listas.

Otro criterio distinto con respecto a 2013 y 2015 será la organización de la campaña: no habrá jefes por secciones electorales -cuyas listas de legisladores bonaerenses las definirá los referentes del vidalismo en sintonía con sus intendentes-, sino que serán por municipio, con excepción de algunos «facilitadores generales», como algunos ministros y los dirigentes alineados con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

De hecho, si bien desde el vidalismo habían dispuesto que los monzonistas Sebastián García de Luca (viceministro de Interior) y Marcelo Daletto (diputado provincial) se abocaran a la Quinta y la Cuarta secciones electorales, tras la reunión del jueves entre Vidal y Monzó, se decidió que sus operadores tendrán un rol más general.

Los miembros del gabinete vidalista que pasarán a impulsar el armado en los distritos donde gobierna el peronismo son Cristian Ritondo (Seguridad), a cargo de Lomas de Zamora y Florencio Varela; Alejandro Finnochiaro (Educación), quien hará lo propio en la desafiante La Matanza; Santiago López Medrano (Desarrollo Social), quien coordinará San Martín y José C. Paz; el ex denarvaízta Gustavo Ferrari (Justicia), quien se enfocará en Bahía Blanca y la Sexta Sección; y el peronista Joaquín de la Torre (Gobierno), quien buscará sostener en Mar del Plata los buenos resultados de 2015, a pesar de la controvertida gestión del intendente Carlos Arroyo.

Vidal también quiere en la cancha a dirigentes que están fuera del gabinete, como al presidente de la Cámara de Diputados provincial, Manuel Mosca, que coordinará la Séptima Sección; o el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, que se abocará a Escobar. Además, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, ayudará al armado en Avellaneda.

Fuera de la órbita de la administración bonaerense, también se recurrirá a la ayuda de otros dirigentes, como el director del PAMI, Carlos Regazzoni, encargado de Almirante Brown; o el del jefe de asesores del Presidente, José Torello, quien buscará hacerle mella al massismo en Tigre; además del ministro de Educación nacional, Esteban Bullrich, quien trabajará en la Cuarta Sección; y de los subsecretarios del Ministerio de Interior, Ezequiel Fernández Langan y Lucas Delfino, quienes estarán dedicados a San Miguel y Hurlingham, respectivamente.

No faltaron las vacantes para los larretistas: el diputado Alvaro González deberá armar en Ezeiza (donde gobierna un intendente considerado aliado táctico del vidalismo, Alejandro Granados) y el exlegislador porteño Néstor «el Turco» Abbas tendrá a su cargo la populosa Merlo.

Por el impacto que tendrá en la Casa Rosada la elección para diputados y senadores nacionales, desde el entorno de la gobernadora admiten que la decisión fina sobre quiénes se postulen será «conversada» entre la gobernadora, el Presidente y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En marzo se acaba el tiempo legal para que la diputada Elisa Carrió asigne su dirección para el padrón electoral, lo que definirá si competirá por la Provincia o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por lo que, mientras tanto, los otros posibles precandidatos -hasta ahora- son Jorge Macri, Gladys González y Facundo Manes.

En tanto, el primer jueves del mes próximo, además, tendrá lugar en Lanús el Consejo Provincial del PRO, con la presencia de la propia Vidal, que será la primera cumbre partidaria formal del año, en la que además de comenzar la bajada de línea de la estrategia de campaña, se anunciará la normalización de las mesas ejecutivas de 80 municipios, luego de haber perdido la personería jurídica y recuperarla el año pasado.