Se llevó a cabo la apertura de la 1° Bienal de Arte Contemporáneo de América del Sur, conocida como Bienalsur, en el Museo de Arte Tigre (MAT). Se trata de un proyecto generado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) que traspasa fronteras con exhibiciones artísticas en 84 sedes de 32 ciudades en 16 países. En el establecimiento local se exponen dos obras de primer nivel de los artistas Leandro Erlich y Pablo Nenflidio.

“Estamos muy contentos de que Bienalsur haya elegido a nuestro municipio para exponer dos obras de artistas importantes, uno argentino y otro brasileño, que le dan más dinamismo al museo y la posibilidad de que los vecinos puedan participar de la bienal. El objetivo de esta iniciativa no solo es el arte en sí, sino con él expresar mensajes a la sociedad que tienen que ver con la integración, la sociedad y el encuentro entre pueblos. Por ello, no dudamos en participar y poner a disposición nuestro museo”, manifestó el intendente Julio Zamora.

Por un lado, se presenta “Run for the music”, de Erlich, una pieza cuyo título es una instrucción para el espectador y un deseo para el artista. Llamando a la acción, funciona solamente al correr; de ese modo, la música se activa y la obra cobra sentido. Por otro, “4,33 metros”, de Nenflidio, es un péndulo de madera con esa longitud que se mantiene en movimiento perpetuo. Al final de su movimiento, se encuentra una copa con agua. Y el péndulo toca sutilmente la copa que está a punto de derramar el líquido.

Por su parte, el director general de la Bienalsur y rector de la UNTREF, Aníbal Jozami, expresó: “Estamos expandiendo fronteras del arte desde Argentina y el Museo de Arte Tigre es un lugar ineludible para establecer presencia en la bienal. Son dos obras muy importantes, pero damos el primer paso para que Tigre se luzca y en la próxima bienal, dentro de dos años, esperamos inundar este museo con obras”.

En tanto, el director coordinador del MAT, Fernando Echagüe, destacó: “Estas muestras internacionales apoyan a lo local, con la posibilidad de que los vecinos de Tigre puedan acceder a obras de primer nivel. Desde el museo, buscamos cómo generar valor y promover nuevas actividades para poner a Tigre en relevancia al mundo, pero sobre todo pensando en la comunidad. Hay un contrapunto entre las obras que se exponen, una musical y otra en silencio, generando dos tipos de sensaciones y emociones distintas”.

Mientras que Erlich, uno de los expositores, aportó: “Estoy presentando una muestra que se llama ‘Corre por la música’ y es participativa e interactiva, una especie de xilofón desplegado en el espacio, son 60 metros y en su trotar se va revelando un fragmento de la novena sinfonía de Beethoven. Mi obra está instalada en la jardín; el museo es espectacular y le da el marco perfecto”.