El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable nacional, Sergio Bergman, afirmó esta mañana que los incendios que se registran en las provincias de Río Negro, La Pampa y parte de Buenos Aires «afectan más de un millón de hectáreas» y anunció que en las próximas horas recorrerá esas zonas para «coordinar los trabajos» y «minimizar los riesgos».

Además, el funcionario destacó la labor de los brigadistas y los bomberos que están trabajando para contener los siniestros y aseguró que su presencia en esos lugares será de «apoyo logístico y supervisión».

Asimismo, el integrante del gabinete de Mauricio Macri aseguró que de acuerdo al peritaje realizado la causa de los incendios «fue una tormenta eléctrica».

«Estamos todos muy preocupados; hay que destacar la labor de brigadistas y bomberos, que ponen el cuerpo y el alma», indicó el ministro.

Los incendios arrasaron con miles de hectáreas en el sudeste de La Pampa, superaron ayer el límite con la provincia de Buenos Aires y alcanzaron a la localidad de Algarrobo, y afectaron la circulación de la ruta nacional 22.

En la localidad de La Adela, en el sudeste bonaerense, personal de Gendarmería Nacional se sumó al de Policía, Bomberos, Defensa Civil y Plan Nacional de Manejo del Fuego para controlar el siniestro, que en tres días arrasó unas 400 mil hectáreas de campo.

«Ha superado el millón de hectáreas; hay que prevenir daños, estamos monitoreando con la provincia de Buenos Aires y vamos a reunirnos con intendentes y autoridades locales», explicó Bergman.

En declaraciones a Radio Rivadavia, el funcionario expresó: «Parece una especie de profecía apocalíptica, los argentinos empezamos a ver que acá tenemos incendios, en Santa Fe tenemos inundaciones, y esto se llama adaptación, que es cómo nos vamos a organizar para minimizar riesgos ante lo que le hicimos al planeta y que nos devuelve multiplicado con estas catástrofes».

Cabe recordar que meses atrás, ante la reducción del presupuesto destinado a la prevención de los incendios, Bergamn se vio envuelto en una polémica al afirmar que «lo más útil para el verano es rezar».