Tigre consiguió una contundente victoria sobre Quilmes, por 3 a 0, en partido válido por la 11° fecha del Campeonato de Primera División, jugado bajo una intensa lluvia, en el estadio José Dellagiovanna, ubicado en Victoria.

El conjunto dirigido por Pedro Troglio extrajo la diferencia en la primera etapa, con los tantos convertidos por Carlos Luna (31 minutos) y Alexis Castro (38 minutos). Y lo remató casi sobre el final del cotejo con una anotación de Federico González (45 minutos).

Tigre, que suma 16 puntos, alcanzó su tercer triunfo consecutivo en condición de local. En tanto, Quilmes, que tiene la misma cantidad de unidades, cayó luego de seis fechas, en las que cosechó cuatro triunfos y dos empates, aunque acumula una racha de nueve cotejos sin triunfos fuera de casa (cinco igualdades y cuatro caídas).

El desarrollo fue impreciso como consecuencia lógica de un clima inestable. En ese contexto, el Matador mostró la virtud de saber golpear primero.

Así, a los 31 minutos, y luego de haber desperdiciado dos oportunidades más o menos claras, el equipo local festejó con un cabezazo del ‘Chino’ Luna (llegó al gol número 96 con la camiseta de Tigre) al segundo palo, después de un centro milimétrico de Martín Galmarini.

Quilmes «sintió la mano» y no tuvo tiempo de reaccionar. Porque, a los 38 minutos, apareció el pibe Castro para controlar una pelota que le bajó Diego Sosa y así Tigre se situó 2 a 0 arriba.

Si el Cervecero se había mostrado impotente de cambiar la situación tras la primera conquista ni que hablar después de la segunda. Todo se le hizo cuesta arriba a un elenco de Alfredo Grelak al que le faltó contención, distribución y, principalmente, gestación de juego.

El panorama no varió demasiado en la segunda parte, más allá de que el trámite se hizo más anodino y el partido se volvió más trabado.

Con el simple argumento de pretender que el reloj transcurriese lo más rápido posible, Tigre fue manejando los hilos ante un Quilmes que ni siquiera supo aprovechar las lesiones prematuras que sufrieron Diego Morales y Luna, ambos reemplazados en el primer tramo de la segunda etapa.