El gobierno nacional autoriza el retorno de toda la industria automotriz y, en el caso de Tigre, esto significa que volverán a operar las terminales de Ford y Volkswagen.

Sobre las medidas que se tomarán para resguardar la salud de los trabajadores, el secretario general del Sindicato de Mecánicos (Smata), Ricardo Pignanelli, aseguró que los operarios serán trasladados hasta las fábricas en micros contratados por las empresas. Además, explicó que en los establecimientos se respetará «la distancia social y el uso de barbijos».

«Se trabajará muy probablemente desde la semana próxima en un solo turno y no en los dos que existían de forma previa a la pandemia de coronavirus. Ese único turno laboral también podría ser dividido. El regreso a las tareas tiene que ser paulatino. Esto ya se consensuó con las empresas de autopartes y con la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara)», afirmó el sindicalista.

En declaraciones radiales, el dirigente gremial añadió que también con las empresas se acordaron «los protocolos enviados a la Secretaría de Industria y los ministerio de Trabajo nacional y provincial, luego de su elaboración por los médicos de ambas partes para proteger y resguardar a los trabajadores».

Pignanelli enfatizó que «la mayor preocupación es el traslado del personal, por lo que se pondrán micros», y explicó que hubo acuerdo con las terminales que emplean la mayor cantidad de operarios para realizar testeos «para garantizar la plena seguridad».

Sobre la puesta en marcha de la actividad, el sindicalista explicó: «Más allá de la caída de las ventas, incluso de los automóviles usados, la prioridad es poner en marcha la industria para mantener la producción. No hay que olvidar que se arrancará para exportar a Sudamérica».

Además, Pignanelli respaldó la salida gradual de la cuarentena propuesta por el presidente Alberto Fernández, principalmente en los ámbitos porteño y bonaerense.

«El Presidente aplica con sus medidas la teoría del búfalo, es decir, de defensa de toda la comunidad. No instrumenta la teoría de la manada, que deja en el camino al más débil. Eso es lo que ocurre en la Argentina», concluyó el dirigente.