El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, estimó que “la indigencia aumentó en el último trimestre del año pasado”, de acuerdo con el último informe del Indec.

El especialista consideró que “el fenómeno de la marginalidad que experimenta Argentina no es nuevo”, ya que “es una pobreza estructural que tiene como clave la ausencia de mecanismos de empleo”.

Salvia expresó, en diálogo con Radio Mitre, que “aumentó la indigencia” a partir del último informe del INDEC, que señala que en el cuarto trimestre de 2016 “se juntó el aumento de la desigualdad con el aumento de la pobreza extrema”, debido a “la reducción de las oportunidades de trabajo como changas, actividades de empleos eventuales y el impacto de la inflación”.

Asimismo, el académico recordó que en el primer trimestre las estadísticas del observatorio de la UCA revelaron que “el más perjudicado no fue el segmento más indigente, sino las clases medias bajas o los sectores pobres no indigentes”.

El director del Observatorio de la Deuda Social reiteró: “No podemos negar que haber salido de esas condiciones macroeconómicas (del gobierno kirchnerista) y las medidas económicas que se tomaron (en el gobierno de Mauricio Macri), la falta de una reactivación y el aumento inflacionario por sobre las expectativas populares y oficiales, produjo que se agravara la pobreza y sobre todo la pobreza extrema en los sectores más carentes”.

En ese sentido, Salvia explicó que en la sociedad “están los descartados, los excluidos, los sobrantes que no encajan en el modelo capitalista que ha desarrollado la economía argentina”. Y continuó: “Ese sobrante de población que no encuentra empleo no es solo porque no tenga las calificaciones, sino porque no hay demanda suficiente para ellos”.

A la hora de referirse a la inclusión laboral, Salvia opinó: “No la va a fomentar ni la gran empresa ni la lluvia de inversiones, sino a partir de cuánto se desarrolle la pequeña y mediana y la microempresa”.

Según el director del observatorio de la UCA, “los programas sociales acompañaron pero no fueron suficientes para compensar el aumento inflacionario y la pérdida del poder adquisitivo que tuvo el 10 por cuiento de la población con más nivel de pobreza”.

Durante la comunicación radial, Salvia también resaltó que con esta nueva gestión hay estadísticas oficiales del Indec sobre la pobreza. Y aseveró: “Hoy, la Argentina está dividida, ya que trabaja a dos velocidades porque hay un sector que tiene ingresos que le permite seguir el incremento de la canasta básica y los servicios y otra parte del país está muy lejos de esa canasta”.

La mitad de los argentinos vive con menos de 8 mil pesos por mes y la brecha entre los sectores más rico y más pobre según sus ingresos se amplió a 25 veces, reveló la estadística oficial que publicó el Indec.