Uno de los cinco prófugos por el resonante ataque al blindado, quien estaba por ser detenido, logró escapar hoy tras tirotearse con policías, refugiarse en un barrio de monoblocks y robar un auto, informaron fuentes judiciales a Télam.
La fuga se dio en el marco de dos allanamientos encabezados por los fiscales de Escobar Christian Fabio y Facundo Flores y realizados en el barrio Fonavi de la localidad de Garín, que se ubica a costado del Ramal Pilar de la Panamericana.
Las fuentes contaron que el primero de los procedimientos se registró alrededor de las 21 de anoche, luego de que la Policía localizara al prófugo en el mencionado barrio.
El imputado logró evadir el accionar de la fuerza de segurida efectuando decenas de disparos contra los efectivos. “Escapó corriendo y sin parar de disparar con una pistola calibre 40”, dijo uno de los investigadores.
“Se lo vio muy jugado, tiraba contra los policías a matar o morir. Otra vez hubo tiros en medio de la Panamericana, porque escapó para ese lado y allí encaró a un automovilista y le robó el auto”, agregó.
Los voceros contaron que tras amenazar con el arma a su conductor, el fugitivo se subió a un Volkswagen Gol con el que escapó a toda velocidad y dejó abandonado a unas 15 cuadras.
El imputado se refugió dentro del barrio Fonavi, donde los efectivos esta vez no pudo ingresar, ya que algunos vecinos colaboraron con el prófugo, según contaron las fuentes.
Con la certeza de que estaba en el barrio, los fiscales y los detectives de la Superintendencia de Investigaciones reorganizaron un segundo allanamiento esta madrugada en una de las viviendas del lugar, pero dio resultado negativo.
Un alto jefe policial explicó que el prófugo es uno de los integrantes de la denominada célula de Zona Norte de la banda que se conformó para asaltar al blindado el 23 de noviembre pasado en el kilómetro 38 del Ramal Campana de la Panamericana, a la altura de Benavídez, donde además asesinaron a dos policías.