planta

Un grupo de delincuentes asaltó la sucursal del Banco Santander ubicada en el interior de la planta de la automotriz Volkswagen, en la localidad de Ricardo Rojas, y se llevó dos cartuchos de los cajeros automáticos que no contenían dinero.

El atraco, el segundo ocurrido en el lugar en menos de dos años, fue cometido ayer cerca de las 16.10. Durante el mismo, fue amenazado con armas un vigilador privado.

Según infomaron fuentes policiales, tres delincuentes ingresaron a la sucursal bancaria que es utilizada exclusivamente por empleados de la planta automotriz cuando se encontraba cerrada, al romper con un martillo el blindex del acceso. Antes, los asaltantes habían reducido al custodio apostado en una garita ubicada en un estacionamiento semipúblico.

Ya en el banco, los asaltantes se apropiaron de dos cartuchos y huyeron. Sin embargo, los descartaron cuando comprobaron que se encontraban vacíos.

Los malvivientes habrían escapado en una camioneta Chevrolet Spin de color gris, que fue encontrada abandonada posteriormente en la intersección de la calle Euler y la colectora de la Autopista Panamericana, en la localidad de Pablo Nogués. Allí, habrían abordado un Volkswagen Gol del mismo color.

Cabe recordar que el mismo banco ya había sido asaltado en diciembre de 2014 por un grupo comando integrado por cinco delincuentes. En esa ocasión, el atraco había sido exitoso y los asaltantes, que esa vez rompieron a mazazos el vidrio del cajero, se llevaron un botín de un millón de pesos.