Compartir en:

En el marco del ciclo con escritores que el Ateneo del Encuentro desarrolla durante este año, el licenciado Daniel Arroyo presentó su libro “Las Cuatro Argentinas y la Grieta Social”. La actividad se llevó a cabo en la sede que la entidad ligada al Frente Renovador tiene en José Martí 565, en Rincón de Milberg.

Arroyo comenzó su presentación comentando: “Este es un libro duro, por la situación social que describe y que vemos que ha empeorado en la actualidad. Pero también tiene propuestas, porque plantea que si cambiamos la escuela secundaria, si cambiamos el sistema de crédito y cortamos la venta de droga en los barrios las cosas van a mejorar”.

“Hay que activar y crear un mercado de trabajo, haciendo mucha obra pública. Entendemos que hay hoy argentinos que viven en el siglo XXI, otros que viven en el siglo XIX y otro sector, en el siglo XX”, agregó el exministro de Desarrollo Social provincial.

“La Argentina es un país de complementos: el que tiene un plan social además hace changas y, así, complementa su ingreso; el remisero además hace algún otro trabajo el fin de semana y así también complementa su ingreso. El problema es que cuando hay un parate generalizado, estos sectores no tienen cómo complementar su ingreso y, como no tienen sindicato que los defienda ni paritarias, la caída es proporcional a la falta de visibilidad y a la falta de políticas públicas que los contemplen”, explicó el dirigente.

Por otra parte, el consultor de organismo internacionales evaluó: “Se ha parado el trabajo, se ha parado la changa. Hoy un dato preocupante es que hay más gente en los comedores sociales y bajó el consumo de leche, dato que indica que nos estamos alimentando peor”.

Finalmente, Arroyo concluyó: “El libro es también una invitación a participar. Porque lo que no vale es no hacer nada. Lo que podamos realizar en estos próximos 4 o 5 años será lo que veamos como resultado en los 15 o 20 años siguientes”.

Sobre el cierre de la presentación, el especialista contestó preguntas relacionadas con su perspectiva profesional respecto del futuro cercano del país, en un ambiente distendido y cordial con vecinos.