Argentina tuvo que llegar hasta la definición por penales para alcanzar la ansiada clasificación a la instancia definitoria de la Copa del Mundo Brasil 2014. Al momento de los disparos desde los once pasos, Chiquito Romero se vistió de superhéroe al atajar dos para que el equipo nacional dejara en el camino a su para de Holanda.

El próximo domingo 13, el rival en la final será el temible conjunto alemán. El partido se disputará desde las 16 en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Por JIU