norte1

Desde hace algunos meses, viajar en el Belgrano Norte, por ejemplo desde la estación de Don Torcuato, se transformó en un padecimiento. Y la puntualidad de sus frecuencias, que sus usuarios disfrutaron durante años como una rara avis dentro del contexto del transporte nacional, se perdió en medio de un sinfín de cancelaciones y retrasos.

Ante el creciente clima hostil entre pasajeros y trabajadores de la firma concesionaria Ferrovías, por el deficiente servicio, fueron los propios empleados quienes salieron a denunciar que la causa es la falta de inversión.

Además, la semana pasada, los gremios ferroviarios lanzaron una campaña de firmas ante la posibilidad de que se acorte el servicio solo al trayecto entre las estaciones de Retiro y Grand Bourg, dejando sin trenes a quienes los usan desde las últimas paradas hasta Villa Rosa.

Finalmente, el gobierno nacional reconoció los inconvenientes en el ramal y anunció un plan de inversiones por 1.640 millones de pesos para recuperar y mejorar la prestación en los próximos 3 años.

Según informó hoy el Ministerio de Transporte nacional, los fondos se destinarán a la renovación de vías, la reparación y el mantenimiento de coches y locomotoras, y la incorporación de un sistema de frenado automático.

Además, se realizarán obras en las estaciones y de señalamiento con el objetivo de mejorar «la calidad de viaje de las 70 mil personas que utilizan está línea todos los días», indicó la cartera a cargo de Guillermo Dietrich, a través de un comunicado.

Según adelantó el propio Dietrich en declaraciones publicadas por el diario La Nación, «como primera medida, vamos a sincerarnos con la gente y anunciar una nueva frecuencia (cada 14 minutos) hasta que las condiciones estén dadas para volver a los tiempos anteriores». Actualmente, los trenes corren cada 20, cuando antes lo hacían cada 8.

Nota relacionada: Denuncian que el ferrocarril Belgrano Norte está en situación crítica