Los frigoríficos que integran el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas presentaron hoy un programa de inversiones por un total de 187 millones de dólares, con el objetivo de incrementar en 40% los envíos al exterior en los próximos tres años y alcanzar un volumen de 1,25 millón de toneladas.

Así se anunció este mediodía durante un acto encabezado por el presidente Alberto Fernández por videoconferencia desde la Quinta de Olivos, y que se desarrolló en las instalaciones del Frigorífico Rioplatense, ubicado en el barrio Las Tunas, con la participación del gobernador Axel Kicillof; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y el titular del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, Mario Ravettino.

El Frigorífico Rioplatense destinará 30 millones de dólares, en diferentes etapas hasta julio de 2022, para obras de ampliación con el objetivo de quintuplicar la capacidad de producción de carne vacuna congelada por día y casi duplicar el monto de exportaciones.

La compañía radicada en el distrito destina cerca del 75 por ciento de su producción a mercados internacionales como el chino, que es el principal importador con un share del 30 por ciento del comercio mundial.

Otras empresas integrantes del consorcio de exportadores aportarán el resto del monto de inversiones anunciadas, entre las que se destacan los frigoríficos Arree Beef, por 41 millones de dólares; Swift, por 27 millones de dólares; Gorina, por 25 millones de dólares; Marfrig, por 25 millones de dólares; Azul Natural Beef, por 20 millones de dólar4es; Friar, por 10 millones de dólares; Importadora Exportadora de La Pampa, por 8 millones de dólares; y Logros, por 1 millón de dólares.

El objetivo de la organización que nuclea a los frigoríficos es incrementar las exportaciones de carne desde las 900 mil toneladas actuales a 1,25 millón en 2022, con un incremento del 40% y una facturación de 5.250 millones de dólares.

Durante el acto realizado en el partido de Tigre, Ravettino sostuvo que esta inversión «significa el desarrollo total de un ciclo virtuoso» y que «este proyecto de 187 millones de dólares comprende las diferentes etapas que necesitan los frigoríficos exportadores para maximizar su potencial».

Además, el empresario proyectó: «Un crecimiento en competitividad, una diferenciación de productos y el incentivo al valor agregado, nos van a permitir crear las condiciones para volver a ser uno de los grandes exportadores del mundo».

Por su parte, Kulfas dijo que se trata de «inversiones concretas, ampliaciones de plantas, más producción, más trabajo y más exportaciones» y remarcó «la necesidad de exportar más justamente para darle sostenibilidad macroeconómica a la Argentina».

«Tenemos que dar sostenibilidad con más exportaciones, con más producción en el país que también sustituya algunas importaciones que el país puede fabricar aquí con excelencia», agregó el funcionario.

«Vemos un escenario claro de recuperación, en el mes de septiembre la industria argentina mostró un crecimiento no solo previo a la pandemia sino también respecto a 2019, vemos indicadores positivos en octubre también y continuidad en las primeras semanas de noviembre», afirmó el ministro.

A su turno, Kicillof explicó «en 2011 se empezó a trabajar y se firmaron los primeros acuerdos para poder colocar carne argentina en China». Y aclaró que «en aquel momento, China representaba absolutamente nada».

«Hoy, el 75% de la carne que se exporta tiene como destino el mercado chino y esta ampliación que se está haciendo es para abastecer mayormente ese mercado», añadió el mandatario provincial.

«Va a crecer aproximadamente 50% nuestra capacidad exportadora en poco tiempo, esa es la Provincia que queremos, es la Argentina que queremos», destacó el gobernador.

En tanto, por videoconferencia, Fernández dijo que «volver a ser el primer exportador de carne del mundo es una aspiración muy grande» y destacó su pretensión que eso se logre a través de «cortes envasados al vacío, adecuadamente refrigerados y congelados».

Sobre el incremento de las exportaciones, el Presidente subrayó: «Son dólares que ingresan a la Argentina para que se puedan importar insumos para seguir produciendo y que ingresen reservas genuinas, que no vienen de préstamos, es el mejor resultado, es el círculo virtuoso».