corradi

La casa donde vieven la exesposa y los hijos del empresario Ibar Pérez Corradi, acusado de ideólogo del triple crimen de General Rodríguez, fue allanada esta madrugada luego de que un informante le asegurara a la Policía que el prófugo había ido a visitar a su familia.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el procedimiento comenzó anoche, cerca de las 23, y finalizó a las 5 de esta madrugada, en la vivienda situada en Thames 362, en la localidad de Don Torcuato.

Según los voceros consultados, el allanamiento fue solicitado por el fiscal local al juez de Garantías 5 de San Isidro, Diego Martínez, luego de que un informante le asegurara a la Policía bonaerense que el prófugo desde hace más de 44 meses había ido a visitar a sus tres hijos.

No obstante, durante el procedimiento el empresario no fue encontrado, aunque el personal policial secuestró dos camionetas, una Dodge Ram y una Jeep Grand Cherokee, además de computadoras y teléfonos.

Uno de los abogados de Pérez Coradi, Juan José Ribelli, informó a Télam que al momento del operativo estaba la exesposa del empresario, Liliana Raquel Aurehhuliu, con sus hijios de 7, 10 y 12 años y sus dos sobrinos de 10 y 12.

«Policías del Grupo Halcón entraron a las patadas, abruptamente, rompiendo todo, con disparos al aire, gases lacrimógenos», denunció Ribelli.

Según el abogado, los policías mataron a los perros de la familia, que no fueron hallados, ya que se presume que los cargaron en una camioneta y se los llevaron para que no los vieran, aunque quedaron las manchas de sangre.

Ribelli aseguró que los policías «sólo le decían que querían saber dónde estaba Pérez Corradi, la amenazaron con que esto no iba a terminar y dieron vuelta todo».

Para el letrado, «no hay otro motivo que haya justificado este allanamiento más que el amedrentamiento» y «ejercer presión contra Pérez Corradi». Y agregó: «Esto parece una caza de brujas para presionarlo para que se presente a la Justicia».

Pérez Corradi está en rebeldía y con pedido de captura desde el 15 de mayo del 2012, procesado por lavado de dinero en la causa por la «mafia de los medicamentos» y buscado por su presunta vinculación con el triple crimen de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopodo Bina en 2008, ya que se sospecha que fue el autor intelectual.

El 3 de febrero último, el juez de Garantí­as 1 de Mercedes, Facundo Oliva, se declaró incompetente para continuar investigando el triple crimen de General Rodríguez y consideró que ese expediente debe unificarse con el que lleva adelante su par federal porteña, Marí­a Romilda Servini de Cubrí­a, por tráfico de efedrina, ya que ese fue el móvil de los homicidios.

Por otra parte, Pérez Corradi tiene un pedido de extradición de la justicia de los Estados Unidos, donde se lo acusa de enviar pastillas de oxicodona, un derivado de la heroína, en un proceso a cargo de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.