alambrado1

«Yo pregunto a los presentes si no se han puesto a pensar que esta tierra es de nosotros y no del que tenga más».

De «A desalambrar», de Víctor Jara.

Un alambrado impide desde el martes 25 el acceso a Punta Querandí, el sitio sagrado para los pueblos originarios que a diario utilizaban pescadores y vecinos como espacio público de espacimiento. El Movimiento en Defensa de la Pacha, que hace casi tres años viene luchando por la preservación de la reserva arqueológica ubicada en Dique Luján, responsabiliza de la nueva provocación a EIDICO, la polémica desarrolladora inmobiliaria que quiere anexar ese terreno a su complejo de barrios privados aledaño.

Pero el ataque no se limitó al cercado de predio: también se quitó y tiró al arroyo Garín una whipala, la bandera que identifica a los pueblos originarios. «Esta acción prepotente se suma a los ataques de las semanas anteriores por parte de esta poderosa empresa ligada al Opus Dei y a distintos gobernantes», denunciaron desde el movimiento integrado por indígenas, ambientalistas, docentes y vecinos.

El MDP denuncia que el accionar de EIDICO está respaldado por los gobiernos municipal y provincial, por los lazos que unen al directivo de la empresa constructora, Jorge O’ Reilly, con el intendente Sergio Massa y el gobernador Daniel Scioli.

Esta acusación se sustenta en la relación concreta entre el empresario y los mandatarios: O’ Reilly fue asesor de Massa durante su paso por la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación y una familiar suya, Dolores O’Reilly, es funcionaria en el área de comunicación de Scioli.

En las últimas semanas -tal como fue informando TaD– se reiteraron los hechos que volvieron a poner en peligro la preservación del sitio sagrado. En primer lugar, los días 28 y 29 de agosto, operarios con una pala mecánica cavaron una zanja y levantaron un terraplén en una parcela cercana, pese a la prohibición judicial para la realización de obras en la zona.

El segundo hecho se registró el 3 de septiembre, cuando el directivo de EIDICO, Nicolás Camaño, increpó a miembros del MDP que estaban en Punta Querandí y ordenó a trabajadores de la firma que quiten bancos, postes y un árbol transplantado.

En tanto, el 9 de septiembre, desconocidos cortaron y se robaron 100 metros del cable de energía eléctrica que alimentaba al salón comunitario Cacique Manuá. El hurto se produjo, sugestivamente, frente a los puestos de seguridad del country San Benito, pero ningún vigilador lo notó.

Cabe recordar que el Concejo Deliberante, en mayo de 2011, solicitó al ejecutivo local la toma en posesión preventiva de Punta Querandí, ya que el mes anterior EIDICO había burlado una clausura municipal y destruido una parte del territorio sagrado. Sin embargo, el gobierno comunal nunca concretó la medida.

Notas relacionadas:
Un nuevo ataque dejó sin luz al salón comunitario de Punta Querandí

Un nuevo incidente en Punta Querandí

Denuncian que EIDICO violó una medida judicial

Una máquina vuelve a amenazar la preservación de Punta Querandí