El ministro de Justicia, Julio Alak, negó hoy que el gobierno provincial tenga «un plan» para liberar a presos en medio de la pandemia de coronavirus y advirtió que el Poder Ejecutivo «no puede otorgar prisiones domiciliarias».

«Niego categóricamente que en la Provincia de Buenos Aires exista un plan para liberar detenidos. La Constitución y las leyes solo facultan al Poder Judicial a detener, liberar o conceder prisiones domiciliarias», sostuvo el funcionario en su cuenta de la red social Twitter.

Alak agregó que los pedidos de prisiones domiciliarias «son solicitados mayoritariamente por los defensores públicos que dependen de la Procuración General del Poder Judicial», a cargo de Julio Conte Grand.

«Asimismo, de este órgano dependen los fiscales que están habilitados para consentir o apelar las resoluciones judiciales», consignó el ministro.

Alak remarcó que el Poder Ejecutivo provincial «no está facultado para peticionar o decidir sobre libertades o morigeraciones de pena de los privados de libertad».

De esta manera, el funcionario respondió a la senadora provincial de Juntos por el Cambio, Felicitas Beccar Varela, quien advirtió a través de un insólito audio de WhatsApp que se difundió en la últimas horas que «hay un plan para liberar presos y que se conviertan en futuras patrullas para amenazar a jueces».