Una conquista de Martín Nervo, a los 48 minutos de la segunda etapa, le dio la igualdad al Globo y le robó el triunfo sobre el final al Matador, que todavía no pudo ganar y apenas sumó una unidad en sus tres presentaciones en el certamen de Primera División.

El delantero Carlos Luna, a los 42 minutos de la primera mitad, había puesto en ventaja Tigre, en un encuentro diputado anoche en el estadio José Dellagiovanna de la localidad de Victoria, que contó con el arbitraje de Diego Abal.

El equipo local tuvo un buen primer tiempo. Y buscó el gol desde el primer minuto, cuando el colombiano Sebastián Rincón le ganó a los centrales y estrelló un derechazo en el palo izquierdo de Marcos Díaz.

Insistió Tigre y a los 13 minutos lo tuvo Diego Morales, de media vuelta, pero la pelota se fue desviada por poco.

Huracán nunca encontró la fórmula para progresar en la cancha, a pesar de juntar jugadores de buen pie como Patricio Toranzo y Daniel Montenegro. No obstante, el equipo de Parque de los Patricios tuvo chances para abrir la cuenta en los pies de Diego Mendoza y Toranzo.

Justamente estos dos futbolistas jugaron juntos por primera vez como titulares, después de siete meses del accidente que sufrió el plantel en Venezuela que los tuvo a ellos como los más afectados.

A los 17 minutos, se despertó el Globo y avisó con Mendoza y Montenegro; y dos minutos después, en una contra, un remate de Toranzo salió muy cerca del arco de Nelson Ibáñez.

A los 25 minutos, Mendoza se lo perdió de manera increíble luego de una apresurada salida de Ibáñez. Más tarde, a los 34 minutos, respondió Tigre con un derechazo de Luna que salvó Marcos Díaz.

A los 39 minutos, un centro de Cachete Morales no pudo ser conectado por ningún compañero. Sin embargo, a los 42 minutos, llegó el festejo del público local.

Tras un tiro de esquina desde la derecha, Mariano Echeverría bajó la pelota y en un segundo cabezazo el Chino Luna, que lleva 90 goles en la institución de Victoria, puso la pelota en el fondo del arco, a pesar de la estéril estirada del arquero.

En el complemento, Tigre intentó “dormir” el partido y dejó crecer a Huracán, que fue con más ganas que fútbol, ya que le costó bastante hilvanar jugadas de riesgo.

En ese sentido, el Globo expuso las dificultades que tiene para reemplazar a dos piezas fundamentales como Ramón Ábila y Cristian Espinoza, ambos transferidos durante el receso.

Tampoco lo hicieron los ingresados Alejandro Romero Gamarra, quien falló un gol claro, y el ecuatoriano Julio Angulo.

Pero en el tercer minuto adicionado por el árbitro Abal, el delantero Mendoza bajó la pelota para Nervo, quien con un disparo fuerte venció a Ibáñez y decretó la agónica igualdad.