En el marco del acto oficial de la CGT por el Día del Trabajador, el triunviro Juan Carlos Schmid advirtió esta mañana al gobierno nacional sobre “las consecuencias que tiene este trazado económico”, lo exhortó a gestionar “para todos, si es que se quiere cerrar la brecha social” y remarcó que “el conflicto social no se resuelve con palos y gases”.

“Hay aumentos de tarifas y del precio de la canasta básica. También hay un intento de (ponerle) techo a las paritarias. Desde la CGT hubo responsabilidad, pero no confundan prudencia con resignación”, aclaró Schmid, el único orador del encuentro en el estadio cubierto de Obras Sanitarias.

El secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) hizo también un fuerte llamado a la unidad de la CGT y defendió la conducción tripartita que integra de las críticas “por izquierda y por derecha”, en medio de las inocultables tensiones internas que atraviesa la entidad.

“¿Quién puede sostener que con media población con dificultades para llegar a fin de mes se pueda creer en una democracia y en una república? ¿Quién carajo puede sostener que eso es viable en este momento de la historia? Nosotros necesitamos sentirnos ciudadanos plenos, con los derechos que consagra la Constitución Nacional pero con los derechos efectivos que se sienten en el bolsillo”, enfatizó el dirigente sindical.

Por otra parte, el titular del sindicato de Dragado y Balizamiento criticó la represión llevada adelante por efectivos de fuerzas de seguridad en recientes movilizaciones, como cuando los docentes quisieron instalar la Escuela Itinerante frente al Congreso Nacional.

“Señora ministra de Seguridad, Patricia Bullrich: el conflicto social no se resuelve con palos y gases, si hay conflicto es consecuencia del malestar social”, advirtió el sindicalista.

En su pedido a la administración de Mauricio Macri para que ofrezca canales de diálogo, el dirigente agregó: “Nosotros formamos parte indefectiblemente de la solución. Nosotros cuando actuamos enriquecemos el debate de la agenda pública”.

Schmid también amplió sus críticas al resto de los partidos al señalar que “hay una falta de imaginación y de iniciativa de la clase política para ofrecer una solución a esta situación”

De esta forma, en el peor momento de su relación con el gobierno, la CGT ratificó los reclamos que derivaron en el primer paro general contra la gestión macrista realizado el 6 de abril pasado.

Además de Schmid, concurrieron al acto su par en la conducción tripartita Héctor Daer; el secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano (Camioneros); el anfitrión José Luis Lingeri (Obras Santarias); Andrés Rodríguez (UPCN); Amadeo Genta (Municipales porteños); Rodolfo Daer (Alimentación); Julio Piumato (Judiciales); Abel Frutos (Panaderos); Omar Plaini (Canillitas); Sergio Romero (UDA), Facundo Moyano (Peajes), Víctor Santa María (SUTERH), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Jorge Sola (Seguros).

En cambio, sorprendió la ausencia del restante integrante del triunvirato, Carlos Acuña, de cercanía con el gastronómico Luis Barrionuevo. En tanto, siguió el acto desde la primera fila el exsecretario general de la CGT, Hugo Moyano.

Antes del discurso de Schmid, Lingeri dio unas palabras de bienvenida y debió mediar en el cruce de cánticos entre los afiliados de la UOCRA y los de Camioneros, quienes mantienen una histórica rivalidad. “No estamos en una puja de organizaciones, estamos en un acto en homenaje al movimiento obrero”, terció el veterano sindicalista anfitrión.