Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron hoy la restitución de la identidad de Laura Reinhold Siver, nieta 105 recuperada e hija de un matrimonio secuestrado en agosto de 1977 en el oeste del Gran Buenos Aires y llevado al centro clandestino de detención que funcionó en la ESMA.
En la sede de la asociación, su titular, Estela de Carlotto, señaló que “fue Laura la que se acercó a Abuelas” y destacó que las restituciones “son posibles por la cooperación entre nuestra organización, los sobrevivientes de los centros clandestinos y el Estado”.
“Felizmente Laura, que siempre tuvo dudas sobre su identidad, accedió a realizarse voluntariamente los análisis de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) en junio de este año, a través de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI)”, relató Carlotto.
El martes último, “el BNDG informó a la CONADI que la joven incluye en un 99% en la familia Reinhold-Silver”, dijo la titular de Abuelas en la rueda de prensa que ofreció junto a familiares de Laura, sobrevivientes, miembros de organismos de derechos y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde.
Los padres de Laura, Susana Siver y Marcelo Reinhold, fueron secuestrados el 14 de agosto de 1977 en Haedo, en eñ oeste del Gran Buenos Aires, y llevados a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).
Según testimonios, Susana, que en el momento del secuestro llevaba unos cuatro meses de embarazo, dio a luz en cautiverio en febrero de 1978 en el Hospital Naval, donde le practicaron una cesárea.
La hija de los desaparecidos Marcelo y Susana fue inscripta después como propia por un matrimonio de civiles que la crió pero “nunca se acercó a Abuelas” a diferencia de Laura, que fue respaldada en cambio por su esposo, dijo Carlotto.