Compartir en:

adicciones1

El Municipio y el Obispado de San Isidro firmaron un convenio por medio del que se comprometieron a llevar adelante diversos programas y sustentar el funcionamiento del nuevo centro de atención ubicado en Vilela 2135, en la localidad de Ricardo Rojas, que se ocupará de asistir a niños, adolescentes y adultos afectados por la problemática de las adicciones.

Sobre el acuerdo, el intendente Julio Zamora destacó: “Firmamos un convenio con la Diócesis para la inauguración de una casa en Ricardo Rojas, donde se va a trabajar en conjunto con el Obispado de San Isidro en la prevención de las adicciones. Esto se suma al trabajo que viene haciendo Tigre en todos los centros de salud y hospitales; y de alguna manera es un salto cualitativo porque trabajamos con una institución prestigiosa como la Iglesia, que también tiene un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y va a permitir el abordaje de una problemática que se enfoca en los jóvenes y adolescentes de los barrios. De esa manera, este trabajo en conjunto va a permitir ver resultados en mediano plazo; y queremos que sea un proyecto que pueda replicarse en otros barrios”.

Por su parte, la secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano, Malena Galmarini, sostuvo: “Tanto el Municipio de Tigre como el Obispado de San Isidro, y en este caso el padre Jaime (Morea) en Ricardo Rojas Rojas, estamos muy contentos y comprometidos con esta problemática que se lleva el futuro de nuestros chicos. Estamos convencidos de que por un lado hay que perseguir a los que venden y trafican droga, junto al trabajo que realiza el fiscal Diego Callegari; y, además, ayudar a aquellos jóvenes que ya cayeron en ese infierno para que recuperen su salud, familia y proyecto de vida”.

“La droga es un lugar del que se puede salir. Por eso, si nos juntamos todos aquellos que tenemos injerencia en la comunidad para armar un red y trabajar juntos, podemos ayudar. Es importante que el Estado se asocie con los que tenemos ganas de hacer las cosas bien para empujar la droga fueron de los barrios”, agregó la funcionaria.

En tanto, monseñor Jorge Oscar Ojea dijo: “Estoy muy contento por llegar a este logro de abordaje comunitario para nuestros jóvenes en riesgo. Agradezco al Municipio de Tigre por este apoyo para trabajar de forma articulada con nosotros. Esto nos permite convocar a los actores sociales para hacer de las adicciones un problema de todos y tomar conciencia para encontrar caminos que lleven a soluciones, como por ejemplo a través del tratamiento y la recuperación para volver al estudio y al trabajo”.

También estuvo presente en la reunión el dirigente del Frente Renovador Daniel Arroyo, quien explicó: “Además de la puesta en marcha de este espacio, se va a armar en paralelo un equipo de operadores, financiados en parte por el BID, que va a acompañar esta tarea alrededor de las parroquias. Y, además, no solo tratarlo desde la contención sino también desde la salida a la búsqueda laboral con el armado de una escuela de oficios”.

En el distrito, actualmente un equipo de expertos en la materia, con psicólogos, técnicos en prevención y trabajadores sociales, lleva adelante el programa municipal contra las adicciones en los 15 centros de atención familiar y de salud y los hospitales. Según la particularidad de cada caso, la iniciativa ofrece tratamientos ambulatorios, espacios grupales de reflexión y orientación para familiares, interconsultas con otros establecimientos sanitarios, entre otras acciones. También ofrece talleres de discusión y capacitación sobre la problemática.