Según informaron desde el Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP), el empresario Jorge O’Reilly solicitó ante el Juzgado en lo Civil y Comercial 16 de San Isidro el desalojo del Museo Autónomo de Gestión Indígena y otras construcciones de Punta Querandí, con el argumento de que constituyen un “despojo” de su propiedad privada. A raíz de esta presentación, la jueza María Teresa Petrone dio cinco días a los ocupantes del sitio reivindicado como sagrado por miembros de pueblos originarios para contestar la demanda.

Desde su firma San Atanasio SRL, el desarrollador inmobiliario O’Reilly, creador del complejo de barrios privados Villa Nueva, apunta, una vez más, contra los integrantes de la comunidad de Punta Querandí, a quienes busca dejar como violentos. Por ejemplo, menciona supuestas causas penales por “lesiones y disparos de armas de fuego”.

La demanda promueve un “interdicto de recobrar” (desalojo) de la parcela identificada como “321-f”. Esto significa “el restablecimiento inmediato del orden alterado por actos de violencia o clandestinidad”.

“La presencia de ese movimiento fue y sigue siendo fuente de conflictos”, destaca en su presentación San Atanasio y agrega que “se produjeron en esa zona reiterados episodios de violencia, amenazas y robos de alambrados perimetrales, que dieron lugar a denuncias y a la formación de causas penales”.

“Desde enero de 2017, se consumó el despojo en tres sectores de la parcela 321-f, identificados como ‘Museo’, ‘Vivero’ e ‘Invernadero’, conformando un área sobre la cual los demandados y la agrupación que dicen integrar se han instalado de hecho”, añade la demanada, que señala como “autores del despojo” a los miembros del MDP Valentín Palma Callamullo y Pablo Badano, aunque también solicita identificar a los demás “ocupantes, copartícipes o beneficiarios”.

Por otro lado, si bien la denuncia apunta a tres construcciones en particular, la empresa deja en claro sus pretensiones de lograr el desalojo definitivo de Punta Querandí, ya que afirma: “Esta demanda concierne pues a la parcela 321-f y al sector lindero identificado provisoriamente (…) como ‘2º fracción’, con una superficie de 65 áreas, 51 centiáreas, 69 decímetros cuadrados, que conforman de hecho un único bloque”.

En mayo último, la comunidad de Punta Querandí inauguró su Museo Autónomo de Gestión Indígena, “un gran paso en la recuperación del territorio y, a su vez, una reparación histórica a la memoria de los pueblos originarios”, destacan desde el MDP.

A fines de 2016, el colectivo integrado por miembros de pueblos originarios, vecinos y ambientalistas sufrió una serie de hechos de violencia. Puntualmente, la destrucción, en dos oportunidades, de una de las construcciones más importantes: el “opy”, el espacio espiritual de la cultura guaraní.

Además, en abril de 2017, un albañil que trabajaba en un predio cercano denunció que personas vinculadas al barrio privado San Benito y la desarrolladora inmobiliaria EIDICO le habían ofrecido dinero para “incendiar los ranchos” de Punta Querandí. El trabajador hizo un presentación en la Fiscalía de Benavídez y, hasta el momento, no se conocen avances en la investigación.

El sitio en disputa está ubicado en la calle Brasil, entre el Arroyo Garín y el Canal Villanueva, en el Paraje Punta Canal, entre las localidades de Dique Luján (Tigre) e Ingeniero Maschwitz (Escobar). Desde hace más de una década, los miembros del MDP lo preservan y desarrollan allí actividades religiosas, educativas y culturales.